Cauley Square Village: En la moderna Miami hay una aldea del 1900

0
32

Tan pronto supe de ella quise conocerla. Es Cauley Square Historic Village, en el sur de Miami, hacia la cual llegamos en un taxi pedido por app. Desde Miami Beach son unos 45 minutos y US$ 52.00. El conductor dice que de estos recibe US$ 25.00 y que cuando va al sur regresa siempre vacío. Al oírle, mi hijo Alexis le oferta esperarnos hora y media y pagarle U$ 35.00 directamente. Trato hecho.

Antes de doblar en Orange Ave. (la única calle de esta aldea) vemos a la derecha el Post Office (Oficina Postal). Al frente a la izquierda un aviario. En una gran jaula al exterior un papagayo silente. Esperábamos dijera ‘Welcome’.

Estacionado el auto ya en Cauley Square, que siendo de propiedad privada tiene la entrada gratis, miro a mi alrededor. A cada lado, cual ancladas en el tiempo y salpicadas entre la exuberante vegetación, se levantan casitas adorables. Hacia ellas conducen senderos entrecortados a ratos por alguna fuente, esculturas y uno que otro objeto del ayer convertido en práctico adorno al aire libre. El rústico aspecto de las cabañas recuerda que hubo en ellas almacenes y viviendas de trabajadores del ferrocarril, cuyos rieles pasaban por la zona en 1903. Hoy día, reconstruidas o restauradas, son locales comerciales.

Caminata
Nuestra mirada va más rápida que nuestro andar: a la derecha, la primera construcción es un furgón pintado de rojo con esculturas de hierro en el jardín; cerca, un ‘salty air retreat’, donde reinan las sales; allí, un local donde venden píedras. Echo un vistazo. Hay de todos tamaños y formas. A algunas les atribuyen efectos positivos sobre el ser humano. Más allá, un santuario hacia cuya entrada subo mientras una pareja hace sonar la campana que cuelga en la galería. La puerta está cerrada, pero a través de una ventana veo el interior. Nada indica que hoy se celebrará una boda. Nos enteramos al almorzar más tarde en el Village Chalet Restaurant, en cuya decoración hay un cartel de Celia Cruz en La Habana de 1950.

En este deambular nos sorprenden las gruesas y elevadas raíces de un árbol, encontramos bancos y mesas al exterior, un gazebo en el Jardín del Santuario y el ‘Christ Garden’ (Jardín de Cristo) con la estatua de Jesús. También un ‘Tea Room’, una librería, una tienda holística, un jardín tropical y un atractivo etcétera donde hasta los niños reciben clases de arte… ¡Me gusta Cauley Square!

El nombre de la aldea le fue dado en honor a William Cauley, un hombre de negocios que levantó diversas construcciones a lo largo de los rieles del ferrocarril.