Autoridades no reportan dominicanos afectados por terremoto en Turquía

0
148

El embajador de la República Dominicana en Turquía, Elvis Alam Lora, informó que hasta el momento no ha recibido reportes de dominicanos afectados por el terremoto magnitud 7,7 y sus réplicas en Turquía, ocurrido a primeras horas de este lunes.

“No hay ningún dominicano en situación vulnerable. No es una zona donde regularmente habiten los dominicanos. Los dominicanos, normalmente están en Estambul, en Ankara, en la zona de Bursa, que están un poco alejado de donde ocurrió está catástrofe”, expresó el diplomático que aseguró que, en Ankara, donde se encuentra la sede diplomática dominicana, no se sintió el sismo. “No se sintió en Ankara, en sentido general”, reiteró.

Lora dijo en el programa radial El Sol de la mañana que el siniestro que, al momento engloba cifras superiores a tres mil muertos y 15,500 heridos tuvo lugar en el sureste de Turquía, cerca de la frontera con Siria, zona que no suele ser habitada por dominicanos.

Lora dijo que la Embajada Dominicana en Turquía tiene una base de datos de los dominicanos que viven allá, pero que está incompleta por la cantidad de personas que visitan el país de Medio Oriente y no se reportan a la sede diplomática.

Aunque el lugar del siniestro no sea el principal destino de dominicanos en ese país, tanto la Embajada como el Ministerio de Relaciones Exteriores pusieron a disposición de la ciudadanía los contactos telefónicos en caso de que haya algún compatriota en situación de emergencia.

Las personas que necesiten contactar a la embajada dominicana pueden hacerlo a través del contacto (+90) 505 930 4875 , o a través del correo electrónico embajadomturquia@mirex.gob.do.

Además, el organismo compartió los números de emergencia de las ciudades afectadas Adana Sezon Tuna al +90 537 397 59 83, Haluk Onay Erten al +90 532 672 81 67, Gaziantep Sevim Yerbay al +90 537 333 71 75 y Akif Akdemir +90 531 791 24 16.

Más temprano, la República Dominicana, a través de su canciller Roberto Álvarez, expresó sus condolencias al gobierno turco por la tragedia.

“A nombre del gobierno dominicano extiendo profundas condolencias al pueblo y gobierno de Turquía por las pérdidas humanas y materiales causadas por el terremoto en la provincia de Hatay y el sur del país. Nuestra solidaridad con el hermano pueblo turco”, manifestó Álvarez en su cuenta de Twitter.

Consecuencias del terremoto:

Los devastadores terremotos elevaron a tres mil las personas muertas y 15,500 los heridos y ha dejado decenas de edificios derruidos en los que se sigue buscando a supervivientes en medio de bajas temperaturas.

En Turquía, el recuento más actual elevaba la cifra de fallecidos a 1,760 y de heridos a 12,068, según los datos comunicados por el ministro de Sanidad, Fahrettin Koca.

En Siria, inmersa una guerra civil desde hace más de una década, la información sobre víctimas proviene, por un lado, del Gobierno de Bachar al Asad y, por otro, del último enclave del país controlado por la oposición, rodeado por fuerzas gubernamentales apoyadas por Rusia.

En la zona controlada por el régimen, las últimas cifras hablaban de 593 muertos y 1,411 heridos, según la agencia SANA.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) recordó hoy que, en estas áreas opositoras, «fuertemente» afectadas por el terremoto, residen 4.1 millones de personas que dependen de la ayuda humanitaria para sobrevivir, y que son en su mayoría mujeres y niños.

Ese organismo explicó que la comunicación con terreno es difícil debido a las interrupciones «crónicas» en los servicios telefónicos y de internet, a lo que se suman informaciones sobre supuestos cortes de carretera en el noroeste de Siria, además de en territorio turco.

El Ministerio de Exteriores sirio pidió a la ONU, ONG y organizaciones gubernamentales que «apoyen» los esfuerzos del Gobierno para hacer frente a la «catástrofe humanitaria», según un comunicado difundido por la agencia oficial de noticias, SANA.

En Turquía, las autoridades informaron de que más 3,700 edificios han quedado destruidos o muy dañados, y que el Gobierno quiere iniciar mañana la evacuación controlada de quienes necesiten salir de las diez provincias más afectadas por el desastre.

Afad, el servicio de emergencias turco, ha informado de que ha desplegado a más de 9,700 rescatistas.

Trece países de la Unión Europea (UE) ofrecieron este lunes equipos de búsqueda y rescate, informó la Comisión Europea, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, señaló que un total de 45 naciones han ofrecido ayuda.

En varias de las diez provincias turcas más afectadas, se han producido cortes de gas y electricidad, y en algunos embalses han aparecido grietas, aunque las autoridades afirman que no hay daños estructurales.

El primer gran terremoto se registró a la 4. 17 horas (01.17 GMT) y tuvo una magnitud de 7.7 de magnitud, según el servicio de emergencias turco Afad, con epicentro en Pazarcik en la provincia turca de Kahramanmaras.

Posteriormente se produjeron hasta 145 temblores más, uno de ellos de magnitud 7.6 a las 10.24 GMT

«Debido a que continúan las labores de desescombro en muchos edificios de la zona del terremoto, no sabemos a cuánto ascenderá el número de muertos y heridos», declaró Erdogan esta mañana

El presidente declaró siete días de luto nacional en todo el país.

Bajas temperaturas complican rescaten:

Las bajas temperaturas y la nieve en la zona, donde también hay territorios montañosos de difícil acceso, complican las tareas de rescate.

Con todo, en la provincia de Kahramanmaras, una mujer de 18 años ha sido localizada con vida 12 horas después del temblor, y en Diyarbaki, un hombre fue rescatado tras 14 horas atrapado, informa la agencia Anadolu.

El sismo se sintió también con fuerza en el Líbano, incluida Beirut.

Uno de los símbolos de la enorme destrucción del sismo es el histórico castillo romano de Gaziantep, que llevaba en pie más de 1,700 años y que ha sido arrasado por el temblor.

También ha sufrido daños la ciudadela histórica de Alepo, en Siria, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Las autoridades turcas han anunciado el cierre de los colegios en las diez provincias más afectadas y también se han suspendido todas las competiciones deportivas.