La cultura entre los niños: El centro Mauro Lorenzo

0
56

Entrega, trabajo duro y pasión por el arte, son parte de las cualidades que caracterizan a la Escuela de Arte y Tiempo Libre Mauro Lorenzo, que gracias a la dirección del escritor Máximo Vega ha logrado fomentar la cultura a los niños y jóvenes de escasos recursos apasionados por esta área.

“Nuestra misión es sacar a esos niños de las calles, darles la oportunidad de tener otra visión de vida y acercarlos al arte mediante la pintura, música, danza, el dibujo y teatro”, fueron las palabras de Vega.

Según el gestor de cultura, para esta escuela no existe sacrificio ni pena, pues con mucho orgullo sirven a los infantes de distintos sectores populosos, para que estos sepan la importancia que tiene la preservación del patrimonio cultural de un pueblo.

Sus inicios
Con agradecimiento, mencionó a Alfredo Matías, actual director de proyectos de la fundación, el mismo que cuando Vega salió del Ministerio de Cultura y abandonó los talleres que allí hacía llamados “Puntos de arte”, le convenció para continuarlos de manera independiente y a desistir de la idea de dejar esta gran iniciativa.

Estos cursos fueron realizados en diferentes puntos de la ciudad de Santiago como Baitoa, la Ciénaga, La Piña, Cienfuegos; dejando también a muchos que los apoyaban con necesidad de seguirlos impartiendo.

Fue en ese momento cuando le dieron continuidad a los cursos. Destaca la fundación Solidaridad que ofreció su ayuda para que ese deseo se volviera una realidad, así como el patrocinio y el apoyo de la Junta de Galicia.

Posteriormente, se decidió colocar el nombre de “Mauro Lorenzo” al instituto, en honor a quien era un dirigente comunitario fallecido.

“Tengo que mencionar a los profesores que desde un inicio están con nosotros, el maestro de teatro Osvaldo Sánchez, el de dibujo y pintura Pedro Cofresí y Rafael Tejada, que imparte danza”, enfatizó Vega.

Sus logros
El éxito que ha tenido esta escuela de arte ha sido contundente gracias al talento de sus estudiantes, lo que se demuestra en cada exposición que ellos realizan en centros culturales como Casa de Arte, Centro de Convenciones y Cultura Dominicana, Utesa, ambas ubicadas en la Ciudad Corazón.

Además, exponen en las graduaciones con más de 300 estudiantes de todas las áreas impartidas.

“En lo que concierne a las clases, aceptamos niños y jóvenes menores de edad y separamos a los infantes de los más grandes porque pedagógicamente es lo correcto. La mayoría de nuestros muchachos son niños”, precisó el director del programa social.

Sin embargo, debido al Covid-19 los talleres han tenido que adecuarse al protocolo establecido de la capacidad de personas y los grupos poseen unos quince estudiantes en cada área.

Actualmente se gradúan alrrededor 100 estudiantes y se piensan añadir otros cursos como canto y baile folklórico.

Precariedades
Al igual que otros programas de arte, este también tiene sus problemas económicos que impiden el desarrollo de algunas actividades para fomentar la cultura, que se desean realizar pero por el asunto monetario se hacen imposibles.

Vega expresó la necesidad del patrocinio que requieren, así como un mayor personal, la colaboración de empresas, fundaciones y organizaciones, que de ofrecer su apoyo ayudarían a expandir las clases. Confesó que “es penoso la poca paga que reciben nuestros profesores, ellos no cobran lo que deberían, eso es un trabajo social de su parte y prácticamente lo hacen por amor al arte”.

También, recalca que de no ser por la Junta de Galicia de España, no tuvieran el sustento adecuado, ya que ellos son los que le pagan a los profesores y están siempre pendientes a lo que se hace aquí, incluso hasta el alumnado ha tenido la oportunidad de viajar hacia allá a presentar sus trabajos.

“Necesitamos que no solo organismos internacionales nos apoyen, sino que personalidades o instituciones dominicanas nos ayuden y se decidan a patrocinar, todo lo que hacemos es sin la colaboración del Estado, ni del Ministerio de Cultura. Es de manera autónoma”, sostuvo.

Dijo que el Estado no le dedica el interés que merece al arte, pues de ser así ni siquiera podrían hacer la labor que realizan. Asimismo, es necesario implementar programas que fomenten la cultura.

“El ayuntamiento cree que por solo hacer esos murales ya cumplió y no tiene que hacer más nada. Es mucho más que eso”.

Sin embargo, el gobierno debe entender que las artes son imprescindibles en una nación, que un pueblo sin cultura es un pueblo árido, muerto y seco, y que la dedicación a esta área es vital.

“El ministerio solo nos ha llamado para su conveniencia porque tienen una actividad y quieren mandar nuestros alumnos para allá, es increíble. Mejor pregunten qué necesitamos”, manifestó.

Futuras actividades
“Si fuera por nosotros nos pasarámos el año entero haciendo de todo, pero a veces por el dinero se nos dificulta. Debido a la pandemia hemos dejado de hacer muchas actividades.”

Vega agregó que está en planes hacer un evento en La 37 por las Tablas y que además, piensan subir más contenido a su canal de Youtube: “Ciudad Cultural”, donde se comparten exposiciones virtuales de la escuela, entrevistas realizadas a los profesores y un contenido que nutre al arte y la cultura general.