Sector salud realiza grandes transformaciones por efectos del COVID-19

0
46

Los centros de salud, en primera línea para atender las urgencias e incesante demanda de servicios por la pandemia, tuvieron que actualizar protocolos sanitarios ante un virus altamente contagioso y de constante variación en los requerimientos.

“Para el sector salud, los últimos 17 meses han significado un desafío diario”, significó Mauricio Morel, director médico de Diagnosis, con sede en la ciudad de Santiago.

Indicó que en ese centro han incorporado numerosos cambios operacionales y tecnológicos para proteger al personal, así como para cuidar la salud de los pacientes.

La COVID-19 nos obligó a replantearlo todo y ser más rigurosos con los protocolos”, expresó Morel.

Dijo que ante la propagación del virus, la tomografía pasó a ser una herramienta vital de diagnóstico y por ello adquirieron un moderno tomógrafo que reduce entre un 60 % a 80 % la dosis de radiación.

Además, en el centro agregaron protocolos para pruebas de detección del coronavirus, PCR, antígenos y anticuerpos, cuyos resultados pueden leerse en línea, a través de su página web.

“En tiempos de miedo e incertidumbre, fortalecer la comunicación con nuestros pacientes fue vital. Por ello instalamos un centro de contacto para agilizar autorizaciones de seguros, ofrecer información sobre los estudios y evitar aglomeraciones. También ampliamos las salas de espera con tal de preservar el distanciamiento”, estableció Mauricio Morel.

Igual que Diagnosis, los demás centros del sector salud han implementado medidas para evitar la propagación de la enfermedad.

En el hospital regional universitario José María Cabral y Báez están implementando la modalidad de citas médicas a través de la línea telefónica.

La dirección de ese centro explicó en su momento que ese sistema de gestión de citas médicas busca reducir el riesgo de propagación del virus y el tiempo de espera de solicitud de servicios en el hospital.

Los especialistas de las diferentes clínicas han implementado medidas similares a la del centro hospitalario del sector público, para evitar aglomeraciones en las salas de espera.

En un momento determinado de la pandemia esos centros suspendieron las consultas y las cirugías electivas.