Avisan del “potencial secuestro” de un barco en costas de Emiratos Árabes al que se habría ordenado dirigirse a Irán

0
28

Autoridades marinas británicas alertaron este martes del “potencial secuestro” de un barco frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos (EAU) en el golfo de Omán, al cual se habría ordenado dirigirse a Irán.

El grupo de Operaciones Marítimas Comerciales de Reino Unido (UKMTO) informó, a través de su perfil de Twitter, sobre el incidente y ha descartado que tuviese que ver con un ataque de piratas.

Posteriormente, el medio especializado en transporte marítimo Lloyds List Maritime Intelligence ha indicado en un comunicado que el barco presuntamente secuestrado sería el petrolero panameño Asphalt Princess.

Hombres armados se han apoderado de un petrolero de asfalto frente al golfo de Omán y lo dirigen a Irán”, ha asegurado el editor del medio, Richard Meade.

Si bien se desconoce aún la situación concreta del petrolero, medios como BBC han señalado que se sospecha que fuerzas iraníes podrían estar detrás del secuestro, en el que habrían intervenido nueve hombres armados cuando el barco se acercaba al Estrecho de Ormuz.

Por su parte, la Guardia Revolucionaria de Irán ha rechazado los informes, mientras el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Said Jatibzadé, ha apostillado que “en caso de problemas en los sistemas de navegación, Irán está lista para brindar asistencia e investigar el asunto de cerca”, recoge la agencia ISNA.

Según recoge BBC, un portavoz del Ministerio de Exteriores de Reino Unido ha manifestado que se están investigando los informes sobre el presunto secuestro en las costas de Emiratos Árabes Unidos, mientras Estados Unidos ha tildado las informaciones de “profundamente inquietantes”.

Este suceso se produce después del ataque la semana pasada al buque “Mercer Street” en las costas de Omán, que se saldó con la muerte de dos tripulantes y se ha atribuido a Teherán, con fuertes críticas por parte de Estados Unidos, Reino Unido, Israel y Rumanía.

Por su parte, Irán ha negado toda responsabilidad y desmentido las acusaciones, mientras organizaciones como la Unión Europea y la OTAN han condenado el ataque.

La región del golfo Pérsico ha estado en el centro de una disputa latente entre Irán y varios estados occidentales, especialmente Estados Unidos y ha sido escenario de varios incidentes de este tipo durante los últimos años.