Paulina Rubio, medio siglo de “La chica dorada de México”

0
243

La cantante mexicana Paulina Rubio llega al medio siglo con casi cuatro décadas de trayectoria profesional a sus espaldas y habiendo ocupado miles y miles de página no sólo por su música también por sus relaciones sentimentales y alguna que otra polémica.

Antes de cumplir los diez años ya sabía que quería ser cantante y, en 1980, comenzó a estudiar canto y danza en el Centro de Capacitación de Televisa.

Fue durante la época de Timbiriche en la que nació la rivalidad entre Rubio y la también cantante mexicana Thalía que se les lleva años atribuyendo.

En lo personal tiene dos hijos, uno con el español Nicolás Vallejo-Nágera, apodado Colate, que se llama Andrea Nicolás, y otro, de nombre Eros, con el exconcursante de “La Voz México”, donde ella ejercía de “coach”, Gerardo Bazúa.

De estrella infantil en el grupo mexicano Timbiriche a cantante en solitario, actriz de telenovela, presentadora y “coach” de un programa de talentos, entre otras facetas.

En todos estos años de carrera de cara al público, la mexicana ha ocupado no solo páginas de música, sino de sociedad, por sus relaciones personales y alguna que otra polémica.

Paulina Susana Rubio Dosamantes nació el 17 de junio de 1971 en Ciudad de México. Desde pequeña estuvo en contacto con el mundo artístico, ya que su madre, Susana Dosamantes, era una actriz famosa. Su padre, Enrique Rubio, fallecido en 2011, era abogado.

LA MÁS FLAQUITA

Entre los caminos que habían emprendido sus padres, las leyes y el espectáculo, pareció decantarse pronto por la rama materna. Antes de cumplir los diez años ya sabía que quería ser cantante y, en 1980, comenzó a estudiar canto y danza en el Centro de Capacitación de Televisa. Dos años después, ya formaba parte de la agrupación musical infantil llamada Timbiriche de nueva creación.

“Me sentía el patito feo de Timbiriche”, dijo Rubio en una entrevista para la versión en español de la revista People en 2018.

“Era la más chica, la más flaquita y Benny me decía el cuerpo del mago: nada por aquí y nada por allá”, añadió. En 1989, mientras aún formaba parte del grupo, cuyo padrino artístico era Miguel Bosé, debutó como actriz en la telenovela “Pasión y Poder”.

Fue durante la época de Timbiriche en la que nació la rivalidad entre Rubio y la también cantante mexicana Thalía que se les lleva años atribuyendo.

En 1986, Timbiriche estaba al frente de un musical, adaptación de “Grease”, a cuyo cuerpo de baile se había incorporado Thalía. Pero tras la marcha de la protagonista y los cambios que generó, la recién llegada acabó interpretando el papel protagonista, según publicó Vanity Fair. La intérprete de “Amor a la mexicana”, pasó después a formar parte de la banda.

La primera de las dos en dejar el grupo fue Thalía. Dos años después, con el apoyo de su madre, Rubio también se aventuró con una carrera en solitario y, en 1992, publicó su primer trabajo como solista, “La chica dorada”, bajo el sello de EMI. El título de ese disco le proporcionó el apelativo que todavía se le atribuye.

Ese mismo año volvió a la pantalla con otra telenovela, “Baila conmigo”, a la que se unió, tres años después, otra serie del mismo género llamada “Pobre niña rica”.

También firmó una aparición protagonista en el cine con “Bésame en la boca”. En esos momentos llevaba tres álbumes en solitario.

En 1996, grabó “Planeta Paulina”, el último bajo el sello EMI. A pesar de que se había comprometido con la discográfica a grabar más álbumes, Paulina decidió rebelarse al sentir que no tenía “libertad para desarrollar” su carrera.

Estuvo cuatro años sin editar ningún trabajo, hasta el año 2000 cuando, ya con Universal, vio la luz su disco homónimo.

En 2002 presentó “Border Girl”; dos años después, “Pau-latina”; “Ananda”, en 2006; “Gran City Pop”, en 2009; ¡y “Brava!”, en 2011. Tras siete años de silencio musical, volvió con “Deseo”, publicado en 2018, su último trabajo de estudio hasta la fecha.

SONADA VIDA PERSONAL

Si se ha hablado de ella por su música, también se ha hecho por su vida privada. En el ámbito personal, del que ella ha hablado en ocasiones, a veces con exclusivas de por medio, Rubio ha estado casada una vez, con el español Nicolás Vallejo-Nágera, apodado Colate.

Antes del empresario, Rubio mantuvo una relación de nueve años con el arquitecto, también español, Ricardo Bofill, pero que no llegó a pasar por el altar.

La cantante y Vallejo-Nágera contrajeron matrimonio en 2007, estuvieron cinco años casados y tuvieron un hijo, Andrea Nicolás.

En una entrevista en la revista Hola!, tras la separación, él lamentó las discusiones entre ambos y que solo hablasen por motivos relacionados con el niño.

En 2013 comenzó una relación con Gerardo Bazúa, exconcursante de “La Voz México”, donde ella ejercía de “coach”, que duró hasta 2018 y de la que también nació un niño, Eros.

Según han publicado diferentes medios, la cantante mantiene desde hace años una batalla legal con Vallejo-Nágera por los términos de la custodia del hijo de ambos, la misma razón por la que Bazúa y la cantante también se han visto las caras en los juzgados.