Mausoleo de los Padres de la Patria: “un monumento firme y sereno”

0
73

Ante la Puerta del Conde, mientras miro el entorno me doy cuenta, si mis cálculos son correctos, que son doce y no once las calles que nacen, mueren o pasan junto al Parque Independencia. Me faltaba contar ¡El Conde! Hacia el fondo de la plaza, desde el Baluarte observo el monolito macizo: el mausoleo de los Padres de la Patria: Duarte, Sánchez y Mella. Mientras camino entre los bustos de personajes relacionados con la Independencia y la Restauración, bustos que parecen realizados en bronce pero son de fibra de vidrio reforzado, mi hijo Alexis me señala en el centro sobre el suelo una Rosa de los Vientos.

Hasta el año 1884, a este solar le llamaban Placer del Conde. Es que aquí muere la calle más importante en tiempos de la Colonia: la calle El Conde. Dicho solar era apenas una sabana donde funcionaba un pozo público. En ella, según la guía Santo Domingo, Llave de las Indias Occidentales, se levantó un circo de diversiones y mucho después una plaza ¡de toros! Fue el 11 de febrero de 1884 cuando se le confirió el nombre de Plaza Independencia. Y en 1912 empezó a construirse el Parque Independencia, con su glorieta: un hermoso templete neoclásico eliminado para levantar el mausoleo.

Desde un árbol de ilang-ilang del parque llegaba el aroma de las flores hasta la cercana casa donde jovencito vivía Oscar De la Renta. Fue el recuerdo de ese aroma el que, según me contó el propio diseñador (qepd), le inspiró a crear el primer perfume de su marca.

¿Donde está el foso­?, pregunto a Alexis. Descubierto en 1976 durante los trabajos que, bajo la dirección del arquitecto Christian Martinez, se realizaron durante la reforma del parque para convertirlo en plaza monumental, lo encontramos hacia un lado. Este único foso en el recinto de la ciudad amurallada, cuyo piso y paredes son las originales, tiene tres metros y medio de profundidad.

Mausoleo

“Un monumento dedicado a personas del pasado siglo”, decía en 1976 el arquitecto Martínez, “no podía hacerse con líneas modernas. Tenía que ser firme y sereno y producir una sensación de perennidad”. Con su diseño de líneas verticales y bases levemente inclinadas, el mausoleo ofrece un aspecto majestuoso. Sobre la única puerta de este recinto funerario puede verse el escudo dominicano. El friso en mármol molido y vaciado con motivos de laureles y palmas es obra de Antonio Prats-Ventós. Un ara, símbolo del Altar de la Patria, corona el monumento.