Pabellón dominicano, entre los mejores de la Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia 2021

0
39

Una pregunta marcó la temática conceptual de la edición número 17 de la Bienal Internacional de Arquitectura en Venecia. Una, que parecería sencilla pero envuelve un fondo muy complejo, y, en estos tiempos de pandemia amerita un desglose mucho más reflexivo.

La cuestionante es “¿cómo viviremos juntos?” y la República Dominicana fue uno de los países que decidieron responder desde el arte.

Es así como nace “Conexión”, que en resumen muestra la necesidad imperante de los seres humanos de estar más conectados como individuos colectivos y con la naturaleza que nos rodea.

“Conexión” es un proyecto dinámico, vivo, que cuenta asimismo con la participación de destacados profesionales de diversas disciplinas en una serie audiovisual realizada por Mario García Haya, y al mismo tiempo fue el título que nombró el pabellón de la República Dominicana en la 17.a Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia 2021.

La ministra de Cultura de la República Dominicana, Carmen Heredia, comisionada ante la Bienal de Venecia, se refirió a las generaciones actuales, para quienes responder a la pregunta de la Bienal “¿Cómo viviremos juntos?” constituye un verdadero desafío que la República Dominicana ha adoptado como propio, junto con un grupo interdisciplinario que se convirtió en el motor impulsor de esta reflexión y en promotor de iniciativas para dar vida a las propuestas, como este pabellón.

Un pabellón que fue reconocido como uno de los más creativos de esta edición que estará disponible en la iglesia de San Jorge de Venecia hasta el 21 de noviembre, y no es para menos.

El proyecto “Conexión”, de la arquitecta y artista Lidia León y la curadora Roberta Semeraro, presenta una exhibición de arquitectura de interior diseñada con paneles de hojas de tabaco que cubren las paredes de la iglesia anglicana de Saint George, los cuales están iluminados por detrás para crear una traslucidez similar a la de los antiguos vitrales de la iglesia.

Lidia León destacó que participar en una Bienal Internacional constituye, antes que nada, un acto de fe. Fe en que los dominicanos tenemos algo valioso que queremos y debemos compartir con el resto del mundo; fe en nosotros mismos y en nuestras capacidades para lograr lo que nos proponemos.

“Participar en la Bienal de Arquitectura en Venecia, en un momento en que el mundo atraviesa una situación de salud sin precedentes, implica valentía, coraje, perseverancia… Esto solo es posible si se trabaja en equipo, si se ejercita constantemente la resiliencia, si se unen esfuerzos y fortalezas”, señaló.

Según críticas especializadas de medios europeos “Conexión” lleva el arte a la arquitectura de interiores y consta de paneles hechos con hojas de tabaco, inspirados en las vidrieras de la iglesia. Las hojas de tabaco, en tonos marrones y amarillos, hacen eco de los colores de los artefactos religiosos de la iglesia.

De acuerdo a Tony Raful, embajador extraordinario y plenipotenciario de la República Dominicana en Italia, -quien habló sobre este pabellón en un encuentro que se llevó a cabo, de forma presencial, en la iglesia anglicana de Saint George en Venecia, que acoge la exhibición dominicana, y simultáneamente en la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña en Santo Domingo., y que se transmitió en vivo en varios centros culturales en todo el territorio nacional, así como en diversas ciudades del mundo-, este proyecto resalta la presencia de nuestro país en la Bienal de Venecia, así como las estrechas relaciones culturales que existen entre la República Dominicana e Italia.

Al igual que él, desde Italia, Iris Peynado, representante in situ de la Ministra de Cultura, reflexionó sobre la pandemia, la cual asegura “nos forzó a trabajar conectados virtualmente, con una nueva facilidad y frecuencia que no conocíamos, conectando los países participantes de la Bienal”.

Luego, la doctora Roberta Semeraro, crítica de arte y curadora del pabellón dominicano, explicó que “Conexión” implica “estar hoy todos aquí conectados entre nosotros para compartir este importante momento juntos. La realidad misma en la que vivimos está estructurada según una red de conexiones infinitas”. Concluyó respondiendo a la pregunta “¿Cómo viviremos juntos?” con otra pregunta: “¿La arquitectura y el arte nos ayudarán a vivir juntos conectándonos entre nosotros y todos juntos con el planeta, nuestra casa común?”.

La música también nos ayuda a conectarnos. Y es por esto que, durante la actividad, la presentación artística estuvo a cargo de Koribe, coro de cámara adscrito al Ministerio de Cultura, que dirige Nadia Nicola. Y, desde Venecia, participó la soprano mundialmente reconocida Liesel Odenweller, acompañada por el Proyecto Musical de Venecia.