Un italiano recupera la vista gracias a una inédita reconstrucción ocular

0
206

El paciente había perdido la vista en el ojo izquierdo hace treinta años por una ceguera irreversible, mientras que el derecho había comenzado a perderlo progresivamente hace seis años por una patología rara.

Un italiano de 83 años y ciego desde hace seis ha recuperado la vista gracias a una inédita reconstrucción ocular con tejido del propio paciente y a un trasplante de córnea en el hospital Molinette de Turín (norte), que informó de esta «extraordinaria» intervención.

«Cuando me he despertado y he comenzado a ver la forma de mis dedos y de la mano ha sido como nacer de nuevo», dijo tras la intervención el paciente, que sufría dos graves patologías de la vista que le habían dejado completamente ciego.

El hombre, identificado como E.B por privacidad, fue operado hace dos semanas en la Ciudad de la Sanidad turinesa por los profesores Michele Reibaldi y Vincenzo Sarnicola y, tras la intervención, de solo cuatro horas, recuperó la visión del ojo derecho.

El paciente había perdido la vista en el ojo izquierdo hace treinta años por una ceguera irreversible, mientras que el derecho había comenzado a perderlo progresivamente hace seis años por una patología rara, una pseudopemfigoide ocular, que convierte en opaca la córnea.

En los últimos años los médicos habían intentado reconstruir el ojo derecho, pero sin éxito, ya que la superficie del globo estaba muy dañada y no era funcional.

En la inédita operación de hace dos semanas, la primera en el mundo según el hospital, «se ha realizado un trasplante de toda la superficie ocular obtenida del ojo izquierdo, no solo de la córnea sino también una parte de la esclerótica y toda la conjuntiva, incluida las células madre del limbo».

«El paciente por problemas de retina había irremediablemente perdido el ojo izquierdo, mientras que en el derecho había mantenido una potencialidad de recuperación que, sin embargo, era inútil con los trasplantes tradicionales», explicó el profesor Reibaldi.

La operación consistió en sacar del ojo izquierdo «-irrecuperable desde el punto de vista funcional pero con la córnea y la superficie ocular en buena salud- toda la conjuntiva, toda la córnea y dos milímetros de esclerótica».

De este modo, una tercera parte del ojo izquierdo ha sido autotrasplantado en el derecho, que «ha podido ser reconstruido y ha vuelto a ver», sostuvieron los autores de la operación.

«La intervención ha sido extraordinaria y el paciente ha vuelto a ver después de dos semanas y se mueve de forma autónoma. Estamos muy emocionados y esperamos que el éxito en el ojo derecho sea duradero, porque ha sido reconstruido con tejidos del propio paciente y potencialmente exentos de problemas de rechazo», terminaron.