Biden está sano y apto para desempeñar funciones presidenciales, dice su médico

0
27

El presidente estadounidense, Joe Biden, está “sano”, “fuerte” y es “apto” para cumplir con su función de presidente de Estados Unidos, afirmó este viernes su médico después de que se sometiera a un chequeo de salud.

El presidente, que el sábado cumple 79 años, toma tres medicamentos prescritos y dos sin receta, añade.

En comparación con su último chequeo, de diciembre de 2019, Biden presenta una mayor rigidez al caminar y su frecuente tos se debe a un reflujo gastroesofágico, detalla.

El médico Kevin O’Connor, después del chequeo, atribuye estos cambios a dolencias sin la mayor gravedad.

Constata una neuropatía (problema de los nervios) “leve” que afecta a los pies y secuelas de una fractura que explican que camine de forma más rígida. Atribuye su tos frecuente al reflujo gastroesofágico.

Este chequeo también incluyó una colonoscopia bajo anestesia, que obligó a Biden a traspasar sus poderes durante una hora y 25 minutos a la vicepresidenta Kamala Harris, quien se convirtió brevemente en la primera mujer en tener prerrogativas presidenciales en la historia de Estados Unidos.

La colonoscopia fue “tranquilizadora”, afirma el médico que atiende a Biden desde hace 13 años.

El informe revela datos como que el presidente de Estados Unidos mide 1m82, pesa 83 kilos, usa lentillas, no fuma ni bebe y practica deporte cinco veces por semana.

El chequeo también enumera las afecciones benignas que padece, aparte de sus problemas gástricos y de movilidad: “fibrilación auricular no valvular”, una afección cardíaca “estable” bajo tratamiento, un alto nivel de lípidos en sangre, que también trata, alergias y artritis.

– Acción de Gracias –

A su regreso a la Casa Blanca después de este chequeo, el presidente demócrata cumplió, visiblemente satisfecho, con la tradición de indultar a dos pavos antes del Día de Acción de Gracias, llamados Peanut Butter (mantequilla de maní) y Jelly (mermelada) en homenaje a un sándwich muy popular.

El pavo es un plato emblemático del Día de Acción de Gracias, que se celebra la próxima semana.

Después de un discurso salpicado de bromas y entrecortado por los cloqueos de las dos aves, un sonriente Biden posó para fotografías y bromeó con los niños en la rosaleda de la Casa Blanca.

“Mi chequeo transcurrió muy bien”, dijo a los periodistas al salir a las 14H05 (19H05 GMT) del hospital Walter Reed, en las afueras de Washington. Poco después llegaba a la Casa Blanca, donde declaró con una sonrisa”: “Me siento bien”.

Un comunicado lacónico de la Casa Blanca anunció a las 6 de la madrugada que el presidente se sometería a un chequeo de rutina, el primero desde su investidura.

Es el presidente más viejo de la historia de Estados Unidos y ha hecho público que prevé presentarse a un nuevo mandato en 2024, pero se especula con que podría renunciar a ello debido a su edad.

Biden ha prometido transparencia sobre su estado de salud. Algunos partidarios de Donald Trump no pierden la ocasión de sembrar dudas públicamente, de forma más o menos indirecta, sobre su salud física y su lucidez.

En 1988 tuvo un grave problema de salud: fue trasladado de urgencia al hospital tras la rotura de un aneurisma y se llamó a un sacerdote para que le diera la extremaunción.

Si Biden no se presenta a la reelección, Harris, de 57 años, sería la candidata natural de los demócratas, aunque hasta ahora la mayoría de los observadores hace un balance mitigado de su mandato como vicepresidenta.