Aprender de verdad

0
33

En ocasiones he escuchado a ajedrecistas jóvenes comentar sobre el entrenamiento con módulos de ajedrez, que consisten en herramientas para estudiar ajedrez online. Según estos aprendices, prepararse de esa forma es suficiente para progresar en el ajedrez. Y como si con eso no bastara, lo complementan con el blitz o partidas rápidas, que le perjudican en el cálculo de variantes, ya que se le da cierta prioridad al factor tiempo por delante de la calidad del cálculo concreto.

Existen módulos de gran nivel de juego y con excelentes bases de datos. Sin embargo, a esos ajedrecistas les pregunto: ¿esos módulos explican los conceptos que permiten orientarse en cualquier posición para que el estudiante aprenda la posibilidad de ejecutar un plan cuando el cálculo de variantes no es lo principal? En resumen: ¿los módulos son capaces de realizar análisis de razonamiento para comprender un esquema en una partida de ajedrez?

Los módulos son una buena herramienta para aprender la teoría de las aperturas y mejorar el cálculo de variantes.

En la actualidad existen números módulos, videos, blogs y páginas de ajedrez, lo que conlleva a un gran cúmulo de información ajedrecística. Pero en este caso la cantidad no representa calidad y si bien es cierto que los hay excelentes, no se puede negar que hay una buena cantidad de estos medios con un contenido meramente comercial.

El asunto es saber seleccionar la información que uno va a utilizar. Y es ahí donde está el problema, ya que los aprendices del juego ciencia seleccionan la información sin conocer de antemano si les aportará verdaderos conocimientos para poder avanzar en el difícil mundo del ajedrez. A veces se dejan llevar del facilismo o elementos subjetivos de preferencia y selección.

Es por eso que después en una competencia, juegan como un robot sin razonar el verdadero objetivo de las jugadas aprendidas de un módulo cualquiera. Entonces llega el momento que se paralizan durante la partida y comienzan a cometer errores. Realmente han aprendido a repetir jugadas y posiciones, pero no a interpretarlas con un verdadero fundamento ajedrecístico.

Aunque el ajedrez online ha logrado elevar el nivel técnico del ajedrez, leer un libro que enseñe los fundamentos, los conocimientos tácticos-estratégicos del medio juego, los finales y la conformación de un correcto repertorio de aperturas, es aún tan determinante como aprender ajedrez de la mano de un buen Entrenador que le ayude a comprender e interpretar las complejidades que se presentan en el difícil laberinto que constituye una partida de ajedrez.

Estudiando con módulos y jugando blitz no se progresa si no hay primero una guía adecuada con el soporte técnico metodológico que facilite el estudio para aprender de verdad.

Recuerde: los módulos no hablan, no razonan y mucho menos enriquecen el conocimiento real que necesita un ajedrecista para poder dominar los conceptos de las tres fases que componen una partida de ajedrez: apertura, medio juego y final.