Ansiedad sexual: cómo controlarla

0
411

La ansiedad sexual es más habitual en hombres, aunque también puede atacar a las mujeres. Hay temores recurrentes, como el miedo a no rendir de «buena manera», una mala imagen del propio cuerpo, preocupación por el tamaño del pene, temor a una eyaculación prematura o la incapacidad de sostener la erección o incluso el temor a no poder llegar al orgasmo.

Todos estos temores, miedos y preocupaciones hacen que el sexo sea poco placentero y se convierta en un padecimiento en lugar de un momento para el disfrute.

Lo primero que hay que hacer es consultar a un médico. Esto conlleva superar la vergüenza, pero en efecto el médico no está para juzgarte sino para ayudarte. Es importante para descartar, en primer lugar, que no sea algo físico o desencadenado por algún medicamento.

Consejos para controlar la ansiedad sexual:

Si no se trata de ningún problema físico, puedes poner en práctica estos consejos.

Amplía la intimidad, incluso sin penetración. Puede tratarse de un baño calido, caricias, sexo oral.

¡Haz ejercicio! Esto te permitirá estar más saludable, encontrarte en forma y tener una mejor imagen de tu cuerpo.

Estímulos externos: no estamos hablando necesariamente de contenido erótico, sino de cosas que puedan relajarte como la música, aromas o la creación de ambientes.