Día Internacional de la Esquizofrenia se conmemora este 16 de agosto

0
31

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) alrededor de 21 millones de personas en el mundo padece de esquizofrenia y más del 50 % de ellos no recibe una atención adecuada, sin embargo, en países pobres, los que no cuentan con asistencia médica puede llegar hasta el 90 %.

Conforme a lo indicado por el doctor, Ronny Calderón de Sanofi, esta condición puede ocasionar complicaciones en la salud de la persona y a largo plazo, generar una discapacidad.

“Existen muchos riesgos asociados a esta patología: los pacientes con esquizofrenia tienen entre 2 y 2.5 veces más probabilidades de morir a una edad más temprana que el resto de la población, principalmente, debido a suicidios, desarrollo de enfermedades cardiovasculares, metabólicas y otras enfermedades físicas”, señala Calderón.

En ese sentido, el especialista declara que esta mortalidad elevada puede provenir de la enfermedad en sí misma, falta de autocuidado y en algunas ocasiones, ciertos medicamentos antipsicóticos pueden alterar parámetros metabólicos que predisponen a enfermedades cardiovasculares, todo lo anterior -dijo- es prevenible bajo una supervisión médica adecuada.

El especialista explica que la esquizofrenia es un tipo de enfermedad mental caracterizada por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta. De acuerdo con la OMS, algunas de las experiencias más comunes son:

Alucinaciones: oír, ver o percibir algo que no existe.

Delirios: creencias o sospechas erróneas y persistentes no compartidas por otras personas de la misma cultura.

Conducta extravagante, como murmuraciones y risas para sí mismo.

Discurso desorganizado, incoherente o no pertinente.

Alteración de las emociones: notable desconexión entre la emoción declarada y su expresión facial o el lenguaje corporal.

Por otro lado, Calderón afirma que las personas que padecen esquizofrenia enfrentan muchos retos, incluso, una vez recibido el diagnóstico, ya que puede haber demora en la aceptación por parte de los pacientes, familiares y amigos. En palabras del especialista, esto se debe sobre todo a los estigmas y mitos que rodean tanto a la enfermedad, como a la medicación.

Para mejorar este panorama, el especialista propone trabajar en conjunto desde diversos sectores para educar y concientizar a la población, no solo acerca de la esquizofrenia, sino sobre la salud mental en general. “Esta es una enfermedad como cualquier otra, que requiere de un tratamiento integral y multidisciplinario, además, los pacientes necesitan del apoyo de quienes lo rodean”, agrega.

Cada 16 de agosto se conmemora el Día Internacional de la Esquizofrenia y, en el marco de esta fecha, el especialista recuerda que esta patología es una condición tratable, que cuenta con medicamentos de última generación, seguros y eficaces. “Con una terapia adecuada, el paciente puede aliviar sus síntomas y mejorar no solo su calidad de vida sino también la de su entorno cercano. Sin embargo, resulta indispensable que se desestigmatice la enfermedad, a fin de que las personas recurran al médico de forma oportuna”, finaliza Calderón.