12 consejos para controlar los detonantes del asma

0
32

El asma es una de las principales enfermedades no transmisibles que se caracteriza por ser un problema crónico que genera inflamación en las vías respiratorias. Es considerada como la principal enfermedad crónica en los niños y se estima que mundialmente de cada 100 niños entre 5 y 10 desarrollan asma.

Latinoamérica tiene la mayor cantidad de casos de infantes con asma, según el Reporte de Asma de 2018, que reportó a más de 42 mil habitantes con la patología entre los 6 y 14 años.

A pesar de que se desconocen las causas exactas que pueden origirar el asma infantil, hay factores que se asocian con ella, como la herencia, antescendentes de algún tipo de infección en las vías respiratorias desde edades tempranas, la exposición a diferentes factores ambientales, entre ellos el cigarrillo, contaminantes del aire o desinfectantes; padecer de alergias, obesidad o estar expuestos a cambios climáticos, al polvo, moho o polen.

Los signos de alerta durante la infancia pueden presentarse de diferentes maneras en cada paciente e incluso puede empeorar conforme se avanza en la edad; entre los más frecuentes está la tos por la noche o temprano por la mañana; hacer silbidos al respirar, falta de aire; sensación de opresión en el pecho y dificultad para recuperar el aliento.

El asma puede se puede controlar con el tratamiento adecuado, y con la correcta administración del mismo, como los medicamentos inhalados, esto porque en muchas ocasiones los niños no comprenden la importancia de utilizar este tipo de medicamento. Entre los principales tratamientos se pueden encontrar inhaladores que se puede utilizar con un espaciador para mejorar su administración y los nebulizadores que permiten administrar el medicamento en forma de aerosol por medio de una mascarilla. Ambos tratamientos pueden utilizarse en casa, facilitando el control de la enfermedad por parte de los padres o cuidadores. A continuación 12 consejos para mantener el asma a raya:

I. Lavar la ropa de cama con agua caliente una vez por semana.

II. Cubrir la almohada y colchón con fundas especiales.

III. Utilizar deshumificadores.

IV. Eliminar alfombras.

V. Evitar peluches en la cama.

VI. Evitar el humo de tabaco.

VII. No permitir que las mascotas duerman con el paciente.

VIII. Al momento de realizar ejercicios evite: espacios cerrados, recuerde utilizar los medicamentos y tomar de 5 a 10 minutos de calentamiento.

IX. Evite olores intensos, aerosoles o vapores.

X. Limpiar el moho de toda la superficie.

XI. Tratar de mantener las ventanas y puertas cerradas con el fin de evitar el ingreso de polen y polvo.

XII. Llevar ropa adecuada en climas fríos y evitar el ingreso a lugares con aires acondicionados.