¿Sabe usted curar una herida?

0
47

Por accidente, en diferentes momentos de la vida, se podría presentar algún tipo de herida como las quirúrgicas, por quemaduras, heridas simples o las crónicas, las cuales son difíciles de tratar. Para estos casos, el desbridamiento, que es la remoción del tejido desvitalizado por vía quirúrgico, es una opción comprobada que mejora la salubridad, favorece la sanación del tejido dañado y elimina la carga bacteriana, disminuyendo así la infección y el dolor que produce una lesión aguda.

Sin embargo, por desconocimiento, muchas personas curan sus heridas con métodos pocos ortodoxos. Por ejemplo, ponen vendajes cuando no corresponde y no los ponen cuando sí se necesitan, o realizan curación muy frecuente cuando no es lo apropiado.

Frente a esta realidad, lo correcto es acudir a un especialista médico o de enfermería que atienda la herida o solicitar el servicio a domicilio o ambulatorio que ofrecen expertos en curación de heridas.

Técnicas de desbridamiento

La doctora Joan Martínez, directora de Operaciones de Curatech, y especialista en manejo y cuidado de la piel certificada por la WCC, explica: “Existen diversas técnicas de desbridamiento de una herida, para lo cual debe valorarse la situación general del paciente para determinar cuál es el tipo de desbridamiento que amerita la lesión del paciente y las diferentes opciones que tiene de cura dependiendo de las patologías asociadas”.

No importa cuál sea el tipo de lesión que presente el paciente, es importante tener claro cuál es la etiología de la lesión, el tiempo que el paciente lleva con la misma, así como los factores de riesgo que tiene el paciente. Una vez esa información se tiene, se puede diagnosticar mejor e implementar un plan de tratamiento correcto, cabe señalar que las heridas crónicas se determinan por el tiempo de cura, no por la gravedad de la herida, indica la experta en cuidado y curación de heridas.

Añade que mediante el desbridamiento de la herida se elimina el tejido muerto, baja potencialmente los signos y síntomas de infección, acompañado quizá con tratamiento endovenoso, se erradica el mal olor; se favorece la restauración funcional y estructural de la piel, se facilita la curación acelerando las fases de proliferación celular; y se obtiene una visión real de la base de la herida, permitiendo en la mayoría de las veces, identificar si la lesión tiene túneles o socavados.

Métodos

La doctora Joan Martínez sostiene que, para curar, reducir los riesgos de infección y mejorar los resultados de los pacientes, existe una variedad de métodos de desbridamiento en el plan de atención de manejo de heridas, lo cual proporciona consistencia en la preparación del lecho de la herida hacia la curación.

“Nuestra mayor pericia es la curación de heridas, basada en la utilización de distintos apósitos bajo nuestros protocolos basados en evidencia y la aplicación de terapias endovenosas, todo llevado de la mano de lo requerido por su médico de cabecera”.

Entre los casos que se atienden por la referida práctica, figuran lesiones en la piel, ostomías, medicamentos endovenosos, alimentación enteral y parenteral, medicamentos intramusculares, evaluación médica general, Cura Home (servicios de enfermería), cuidado de pacientes con Covid 19, sistema de presión negativa, entre otros.