Trump: Norcorea es amenaza, pero hay avance superar crisis

El presidente estadounidense Donald Trump calificó ayer en Seúl a Corea del Norte de “amenaza mundial”, si bien anunció “muchos avances” en los esfuerzos para acabar con la crisis abierta con Pyongyang.
Junto con su homólogo surcoreano Moon Jae-In, Trump reafirmó en rueda de prensa que estaba dispuesto a usar la potencia del ejército estadounidense para impedir que Corea del Norte alcance sus objetivos nuclear y balístico.
El mandatario no cerró sin embargo la puerta a las negociaciones. “Tiene sentido que Corea del Norte acuda a la mesa para obtener un acuerdo que sea bueno para los norcoreanos y el mundo”, dijo.
Pyongyang representa “una amenaza mundial que exige una respuesta mundial”, declaró, aunque aseguró ver algunos cambios en la situación.
“Creo que conseguimos muchos avances”, añadió, y elogió el papel “muy, muy útil” de su homólogo chino Xi Jinping en esta crisis. Tras la primera escala de su gira asiática en Tokio, Seúl parecía una etapa complicada para Trump, que mantiene relaciones menos cordiales con Moon Jae-In que con el primer ministro japonés, Shinzo Abe.
Esta visita es además mucho más sensible para el presidente estadounidense, dado el clima de tensión que impera en la península coreana, debido a la intensificación de los programas militares del régimen de Kim Jong-Un.
Este realizó en septiembre su sexto ensayo nuclear, el más poderoso hasta la fecha, y probó varios misiles capaces de alcanzar el territorio estadounidense. Pero la crisis también se vio alimentada por las declaraciones y los insultos que se dedicaron Trump y el dirigente norcoreano.
El avión presidencial Air Force One aterrizó poco antes de las 12H30 (03H30 GMT) en la base aérea de Osan, cerca de Seúl, donde el mandatario y su esposa Melania fueron recibidos por la ministra coreana de Relaciones Exteriores, Kang Kyung-Wha. “Al final, encontraremos una solución” al problema norcoreano, prometió a primera hora de la tarde Trump en Camp Humphreys, cuartel general de los 28.500 militares estadounidenses estacionados en Corea del Sur, situado a unos 90 km al sur del Seúl. Por su parte, Moon se congratuló por la relación histórica de su país con Washington. “Dicen que es en los momentos de necesidad cuando se reconoce a un verdadero amigo”, le dijo a Trump.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar