Los problemas del Madrid en el Bernabéu: sin acierto, Morata…

El Madrid suma tres triunfos, tres empates y una derrota en casa. Números nada habituales que tienen varias explicaciones: necesita más remates para marcar, no está Morata…

Algo le sucede al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, donde de los siete partidos que ha jugado ha ganado sólo tres, ha empatado otros tres y ha perdido uno (el peor inicio desde 1998). Números extraños en ese arranque de temporada sobre todo si se confrontan con los cosechados lejos de su estadio, donde lo ha ganado todo (siete partidos si se incluye el triunfo en la Supercopa de Europa ante el United, disputada en Macedonia).

Sin duda, el principal mal que tiene mustio al Madrid en casa es su falta de puntería. Zidane ya no puede ocultar que, aunque a él no le preocupa, sí que afecta a sus jugadores: “La falta de gol es frustrante para ellos”. No es para menos. Los blancos han necesitado 150 remates para marcar 11 goles. Es decir, celebran un tanto cada 13. Y de esos 150 disparos, menos de la mitad, 55, han ido a puerta (por tanto, el equipo necesita cinco remates a puerta para hacer gol). Un escenario que contrasta con el que vive el Madrid lejos del Bernabéu, donde se presenta más certero. Los de Concha Espina, que han ganado los siete partidos jugados fuera, suman más goles (18) habiendo rematado menos (115 disparos de los que 52 fueron dentro de los tres palos). La estadística es clara: lejos de su estadio, el Madrid requiere la mitad de remates, seis, para hacer gol. El balance goles/remates a puerta también es mucho mejor fuera: marca cada 2,8 tiros.

El Madrid carece de tino, que no de generación de ocasiones pues si volvemos la mirada a la temporada pasada, observamos que los de Zidane han rematado prácticamente lo mismo pero con mucha menos efectividad. En los siete primeros encuentros de los blancos en casa en la campaña 2016-17, el equipo llevaba siete goles más tras 159 remates (nueve más que esta campaña), 59 de ellos a puerta (sólo cuatro más que en la 2017-18). Eso quiere decir que mientras que el Madrid marca en el Bernabéu cada 13 remates (un gol cada cinco disparos a puerta), el año pasado lo hacía cada ocho (uno cada tres tiros a portería)…  

Benzema bajo sospecha y Morata en el Chelsea

En este gris inicio en cuanto a acierto, el que está bajo sospecha es Benzema. El 9 del Real Madrid, que estuvo de baja por lesión casi un mes, sólo lleva dos goles después de 20 remates (uno cada 10 tiros). Ante el Valencia y este martes ante el Tottenham, los dos partidos en el Bernabéu, quedó marcado por sus fallos. Precisamente, en el estadio blanco, el francés es el jugador con peor promedio goleador del equipo: sólo ha hecho un tanto tras 16 remates (6 a puerta). Los datos le ponen en el foco. A estas alturas, Karim tiene peor promedio de efectividad que en el comienzo de la temporada pasada. Tras los primeros 14 partidos, el delantero, que suma tres goles menos que en la 2016-17, requiere tres remates más que la campaña pasada para hacer un gol…

Una falta de tino que también tiene desesperado a Cristiano Ronado, aunque el portugués es el pichichi del equipo, con siete goles (tres más que a estas alturas de la 2016-17), a pesar de haberse perdido cinco partidos por sanción. Pero podría llevar más si no se hubiera topado con el poste hasta en cuatro ocasiones (la última, ante el Tottenham, este martes). Curiosamente, la efectividad del ‘7’, es peor en el Bernabéu: necesita 11 remates para marcar (tres tantos tras 34 tiros, nueve de ellos a portería) mientras que lejos del Bernabéu marca cada cuatro (cuatro goles en 19 tiros)….

Ampliar

Gol de Morata ante el Sporting de Portugal. JESUS AGUILERA (DIARIO AS)

El poco acierto es el gran mal de este Madrid, pero no el único. Los descuidos atrás (reciben un gol cada 13 remates recibidos mientras que el año pasado encajaba cada 11), la falta de control en los partidos o el menor número de recursos de Zidane para agitar los partidos, son otras dolencias. Detengámonos en esta última. Lo cierto es que el técnico cuenta con menos balas que el año pasado. Fundamentalmente una, Morata, vendido este verano al Chelsea. El delantero madrileño era un habitual recurso del entrenador para revolucionar los encuentros cuando éstos se empantanaban. En los primeros siete partidos en el Bernabéu, Morata dio cuatro puntos al Madrid a partir del minuto 83 (y acumulaba seis goles a estas alturas de la temporada entre todas las competiciones).

Su entrada en el campo, en el minuto 67 (por Benzema) fue clave para que el Madrid acabara levantando un 0-1 del Sporting de Portugal, en la primera jornada de Champions. Cristiano empató en el 89’ y Morata salvó a los blancos en el 94 con un cabezazo en el descuento. Contra el Athletic también cambió el rumbo del partido.Con 1-1, Zidane quitó a Benzema en el 74’ y dio entrada al español, que marcó el gol del triunfo en el minuto 83… El Madrid añora este revulsivo. Ayer Zidane sólo hizo dos cambios. Metió a Asensio en el 76 por Benzema y esperó hasta el 87’ para dar entrada a Lucas Vázquez (por Isco). A Zizou le preguntaron al acabar el partido por ello: “No hago cambios por cambiar; si no les veo hueco… Ahora hay que pensar en el próximo partido y ya está”. El próximo partido es en LaLiga ante el Eibar, de nuevo en el Bernabéu. Un equipo que visitó el estadio blanco hace justo un año (2 de octubre) y acabó empatando a uno…

Vía

as.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar