La NFL se rebela ante los insultos de Trump

Vía

www.listindiario.com

Jugadores, propietarios y comisionados criticaron duramente al presidente

Donald Trump seguramente no se imaginó en lo que se metía cuando planteó que los propietarios de los equipos de fútbol americano debían “echar a ese hijo de…” que se arrodillaba durante el himno nacional.

El comentario fue aplaudido por los asistentes a un acto del presidente en Huntsville, Alabama, pero caló hondo en el deporte más popular de Estados Unidos, en el que la mayoría de los jugadores son negros y muchos vienen de barrios pobres y peligrosos, donde fueron criados por madres solteras a las que veneran.

“Soy hijo de una reina”, declaró visiblemente emocionado el lineman defensivo de los Falcons Grady Jarrett.

“No hay hijos de… en esta liga”, afirmó el técnico de los Lions Jim Caldwell el domingo, cuando al menos 200 jugadores de la NFL se arrodillaron, se sentaron o rezaron durante el himno nacional, para protestar los comentarios de Trump. Tres equipos directamente esperaron a que hubiese terminado el himno para salir al terreno de juego.

La protesta comenzó el año pasado con el quarterback de los 49ers de San Francisco Colin Kaepernick y la semana pasada contó con apenas seis adeptos. Pero los comentarios de Trump generaron furibundas reacciones en el mundo del deporte y sobre todo en la NFL.

Trump insinuó que la NFL se estaba reblandeciendo por prohibir los golpes fuertes. Retiró la invitación a la Casa Blanca a los Warriors de Golden State, campeones de la NBA, luego de que Stephen Curry y otros jugadores dijesen que no estaban seguros de ir en desacuerdo con algunas actitudes del mandatario.

Jugadores, propietarios de equipos y comisionados pasados y presentes criticaron duramente a Trump por sus comentarios divisivos, pero las reacciones más airadas vinieron de jugadores que se sintieron ofendidos porque insultaron a sus madres.

“Esto es una tragedia, que tengamos que seguir teniendo estas discusiones”, declaró el quarterback novato de los Browns DeShone Kizer tras la derrota 31-28 ante los Colts de Indianápolis. “Sé bien que no soy ningún hijo de… y pienso seguir haciendo todo lo que esté a mi alcance para promover la igualdad que necesita este país”.

Después de proponer que los jugadores de la NFL que se pliegan a la protesta del himno sean despedidos, Trump dijo en un tuit el domingo que la liga debería obligar a todo el mundo pararse cuando se ejecuta el himno y que los aficionados deberían darle la espalda a todo el que no lo hace.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar