La izquierda jugaría gran rol en segunda vuelta en Chile

Con un caudal de 1.3 millones de votos, Beatriz Sánchez, la candidata del Frente Amplio, el Podemos chileno, se ha convertido en un actor clave en el nuevo escenario político que dejaron las elecciones del domingo.
No solo ha quedado en tercera posición a dos puntos del oficialista Alejandro Guillier, que le disputará la presidencia el 17 de diciembre al expresidente Sebastián Piñera en la segunda vuelta, sino que ha pasado de tres a 20 diputados y ha conquistado en escaño en el Senado.
“Es el remezón más grande que ha tenido la política chilena desde el retorno de la democracia” en 1990, dice a la AFP el analista Mauricio Morales, de la Universidad de Talca.
Esta joven formación nacida en marzo e integrada por movimientos de izquierda y algunos de los líderes de las protestas estudiantiles pretende atraer a los críticos de la política tradicional -en su mayoría jóvenes- y a los desencantados de la izquierda que apuntaló al gobierno de la socialista Michelle Bachelet. Tras estas elecciones, el poder de negociación es muy fuerte para esta formación con vistas a la segunda vuelta, dice el analista René Jara, de la Universidad de Santiago.
El Frente Amplio “está obligado a negociar” si quieren que no se repita lo que ocurrió en 2009, cuando la derecha de Sebastián Piñera ganó la elección frente al demócrata cristiano Eduardo Frei, que no logró el apoyo de Marco Enriquez-Ominami (izquierda), dice a la AFP el analista.
“Si no, serán los responsables de una vuelta de Piñera” al poder, que el domingo se quedó con 2,4 millones de votos, un resultado muy inferior al que auguraban las encuestas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar