Argentina retorna al kirchnerismo: Alberto Fernández, presidente electo

Alberto Fernández puede considerarse presidente electo de Argentina sin necesidad de una segunda vuelta. Con más del 92 por ciento de los votos escrutado, el Frente de Todos, que integra con Cristina Fernández, lograba más del 47,7 por ciento de los votos y la coalición Juntos por el Cambio, de Mauricio Macri rozaba e1 40,7 por ciento.

Para ser proclamado presidente electo era necesario superar el 45 por ciento de los votos o más del 40 con una diferencia de 10 puntos. La tendencia a favor de «los Fernández» ya era irreversible. El sueño del balotaje del presidente en ejercicio, hasta el 10 de diciembre, se quedó en eso, un sueño salvo milagro imprevisto. Dicho esto, la remontada, desde las primarias de agosto que perdió por 17 puntos, fue espectacular. En tercera posición y en un papel muy deslucido quedó el exministro de Economía con poco más del 6 por ciento. Le siguió el Frente de Izquierda de Nicolás del Caño con un par de puntos y el resto de las formaciones menores.

Juntos por el Cambio ganó, entre otras provincias, en Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Jujuy. El muro infranqueable lo encontró en la de Buenos Aires que concentra el 38 por ciento del padrón. Aquí, Axel Kicillof, exministro de Economía de Cristina Kirchner, emblema de La Cámpora, la organización que dirige Máximo Kirchner y símbolo de los modos -y el fondo político- en estado puro del kirchnerismo, le arrebató a María Eugenia Vidal la Gobernación. Kicillof necesitaba apenas un voto más que ella para imponerse y la ventaja fue de trece puntos. Estos sirvieron en bandeja el triunfo de Alberto Fernández el hombre que ha hecho realidad la letra de la música eterna del kirchnerismo: «Vamos a volver, vamos a volver…

El gran éxito de la noche o el premio de consolación del Gobierno, se produjo en la ciudad de Buenos Aires. Bastión del macrismo, aquí se impuso con un resultado sin precedente. El actual jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta logró el 55,44 por ciento de los votos frente al 35,47 de Matías Lammens, su adversario. Larreta necesitaba el 50 por ciento, meta mucho más complicada que la exigida para ser presidente. Le sobraron más de cinco puntos.

«Se terminó el nosotros y ellos. Vamos a trabajar por un país mejor», anunció Fernández antes de tener datos oficiales de su victoria. El talante y las palabras que pronuncie a partir de hoy el presidente dependerá que los mercados entren en pánico y Argentina se haga ingobernable. Él y Macri deberá preparar una transición ordenada para evitar la hecatombe.

En el barrio de Chacarita donde estaba instalado el «bunker» del Frente de Todos, la gente cantaba y celebraba el, «regreso de Cristina. Aguantamos cuatro años de pobreza, de Macri. ¡Vamos Cristina!», vociferan una mujeres. Cerca suyo, otros buscaban con furor un micrófono para burlarse: «!Fuiste, Macri, fuiste!» (que era un derrotado). En el interior del edificio, en los despachos, antes de que llegara la estrella de la noche, Cristina Fernández, el protagonista era el ganador. Su círculo más cercano le coreaba, «Alberto presidente. Alberto presidente!» La misma escena que se había visto poco antes en las puertas de su domicilio de Puerto Madero, barrio que tiene el metro cuadrado más caro de Buenos Aires. Solidario con la vecindad, Alberto les pidió que se dispersaran. Fue imposible y el recorrido de la furgoneta para llegar a Chacarita due un suplicio.

Entre los «invitados» internacionales del Frente de Todos, destacaban Celso Amorín, exministro de Asuntos Exteriores de Luiz Inacio Lula Da Silva (ayer cumplía años) y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero y el paraguayo Fernando Lugo. Una representación light de los viejos bolivarianos.

El «búnker» de la victoria parecía un regreso al pasado de los Gobiernos del matrimonio Kirchner (2003-2015): Figuras emblemáticas como Hebe de Bonafinia, titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo y fanática activista política, Estela Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, incondicional kirchnerista y combativa al Gobierno de Mauricio Macri y al grupo de comunicación «Clarín», así como los principales aliados de la coalición como Sergio Massa, el kichnerista descarriado que volvió a las filas del peronismo y se «encolumnó» con la fórmula «Fernández-Fernández», se sumaron al festejo. Mientras, el «directorio» del Banco Central se reunía de urgencia para decidir si hoy abren los bancos, cierran o anuncian nuevas restricciones.

En el otro «búnker», el del oficialismo se pasó de la euforia a la tristeza a medida que las diferencias se estrechaban. el mensaje que daba Marcos Peña, el jefe de Gabinete de Mauricio Macri era diferente. Preguntado por las denuncias de irregularidades en algunos centros de votación reflexionó: «Siempre hay situaciones puntuales en distintas escuelas, hace mucho que decimos que es un sistema arcaico, un sistema que no garantiza que sea fácil el trámite electoral». El Gobierno perdió la batalla por el voto electrónico que había dado en la ciudad de Buenos Aires. El sistema de votación con papeletas como sábanas y la «viveza criolla» (picaresca española), tradicionalmente logran arañar entre dos y cuatro puntos en la provincia de Buenos Aires. Anoche, oro molido para Juntos pro el Cambio que había desplegado un ejército de más de 180.000 fiscales de mesa. En Jose C. Paz, en el cinturón de Buenos Aires, Maria, vocal de José Luis Espert llegó a las siete y media. «No me dejaron entrar. La mesa estaba “copada” por el kircnerismo. Dejaron votar a gente con documentos antiguos y llevaban urnas que no dejaban tocar», en alusión a que estaban llenas antes de que se abriera el colegio electoral.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar

A %d blogueros les gusta esto: