Afectados por el paso del huracán Harvey en Luisiana y Houston intentan recuperarse

HOUSTON 
Una ciudad de Texas que perdió su sistema de agua potable debido a Harvey enfrentaba dificultades ayer para restablecer el suministro mientras los bomberos vigilan una planta química inundada donde ha habido un par de explosiones desde que el huracán tocó tierra hace más de una semana.
Las autoridades de Beaumont, localidad de casi 120,000 habitantes, trabajaban para reparar la planta potabilizadora, que quedó inutilizada cuando la crecida del río Neches inundó el principal sistema de admisión y las bombas de respaldo fallaron.
El Cuerpo de Bomberos del Ejército envió bombas, y un equipo de ExxonMobil construyó e instaló una tubería temporal de admisión de aguas en un intento por reabastecer una represa de la ciudad. Exxon tiene una refinería y plantas químicas en Beaumont.
Por otro lado, las autoridades realizaron una quema controlada de sustancias altamente inestables en una planta de productos químicos que se inundó en Houston. Cuadrillas de electricistas fueron casa por casa para cortar la energía y advertir del peligro de nuevas inundaciones a quienes permanecían en sus viviendas en la parte de la ciudad.
Por su parte, el papa Francisco expreso ayer su solidaridad con las personas afectadas por el huracán Harvey en los estados estadounidenses de Texas y Luisiana.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar