La fiscalía francesa investiga a la multinacional estadounidense Apple por fraude y por adelantar la obsolescencia programada de sus aparatos mediante la supuesta manipulación de las baterías en sus iPhone más antiguos, informa Reuters. El gigante tecnológico reconoció en diciembre que había tomado medidas ante las quejas y denuncias presentadas en Estados Unidos por el gasto de batería de sus dispositivos, lo que podría tener un efecto negativo sobre la velocidad de los procesadores de los mismos, a fin presuntamente de incitar al usuario a comprar un terminal más moderno.

La investigación, iniciada por la denuncia de la asociación francesa de consumidores Alto a la ralentización programada, la llevará a cabo la Dirección General de la Competencia, del Consumo y de la Lucha contra los Fraudes, que forma parte del Ministerio de Economía, según detalla la agencia Efe.

La ralentización intencionada de los modelos más antiguos de los iPhone de Apple ha generado controversia entre sus millones de clientes hasta tal punto que la empresa ha pedido disculpas por el “malentendido” y ha ofrecido descuentos para cambiar de baterías. Solo en Estados Unidos se han presentado al menos nueve demandas colectivas que acusaban a Apple de fraude, publicidad engañosa y enriquecimiento ilícito.

Categorías: Tecnología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: