El cuidado de las uñas se ha convertido en uno de los hábitos infaltables de la rutina de belleza, no solo porque son un complemento de nuestro look, sino porque su apariencia puede dar una primera impresión cuando nos relacionamos con otras personas.

Para atender a la necesidad de mantenerlas saludables, la industria cosmética ha desarrollado una amplia variedad de tratamientos y productos que, aplicados de forma habitual, evitan su debilitamiento.

 Pese a esto, muchas tienen dificultades para lucirlas bonitas y sanas, puesto que ignoran que la práctica de algunos hábitos influye de forma negativa en su estado.

Por esta razón, antes de gastar en costosos tratamientos, lo ideal es identificar qué produce su deterioro y por qué tienden a ser quebradizas.

Descubre 8 razones habituales.

1. Retiras los esmaltes de forma inapropiada

Close-up of a human finger

La aplicación de esmaltes sobre las uñas es una forma de embellecerlas con diferentes diseños y colores. Sin embargo, muchas acostumbran a retirar el esmalte con los dientes o descascarillándolo cuando comienza a caerse.

Esta práctica, que puede parecer inofensiva, altera la capa superficial que protege su estructura interna y, producto de esto, se produce el quiebre.

  • Lo ideal es emplear removedores de esmalte adecuados, verificando que su composición química no sea dañina para las uñas.

2. Acostumbras a morderlas

Por obvias razones, el mal hábito de morder las uñas es uno de los motivos de quiebre.

Aunque para algunas personas es un método para canalizar la ansiedad y el estrés, su práctica produce deformaciones en la estructura de las uñas y graves infecciones.

Esta deteriora el esmalte natural que recubre la superficie de la uña y, por si fuera poco, dificulta su crecimiento natural.

3. No usas guantes para protegerte

guantes-manos

Aunque solemos pasarlo por alto, la manipulación de productos químicos de limpieza es perjudicial para la salud de nuestras uñas.

Muchos de sus componentes afectan su esmalte natural y producen alteraciones en las cutículas que las protegen.

  • Es importante utilizar guantes de protección al realizar las tareas domésticas, sobre todo al manipular detergentes, blanqueadores y productos similares.

4. Usas las uñas como herramienta

Aunque están en nuestras manos y nos pueden facilitar algunas tareas, las uñas no deben ser una herramienta de trabajo.

Al esforzarlas para despegar etiquetas, abrir recipientes u otras tareas, su estructura se debilita y aumentan las probabilidades de sufrir quiebres.

  • Procura utilizar otros elementos para realizar estas tareas y, si te es posible, protégelas con guantes para no exponerlas.

5. No las hidratas

hidratar-uñas

¿Tus uñas lucen opacas y secas? ¡Cuidado! La deshidratación también puede volverlas quebradizas en poco tiempo.

Como ocurre con la piel, las uñas deben hidratarse de forma constante para crecer de forma saludable y reducir las agresiones que sufren en el ambiente.

  • Aplícales crema hidratante sobre su superficie y, adicionalmente, incrementa el consumo de agua.

6. Le restas atención a las cutículas

Las cutículas son una parte esencial para la salud de las uñas, dado que permite protegerlas contra agentes externos.

Pese a esto, algunos le restan atención cuando le brindan tratamientos a las uñas o, en casos graves, las retiran con cortaúñas y pinzas.

  • Lo ideal es mantenerlas hidratadas con productos apropiados.
  • Para eliminar las células muertas que se acumulan en sus alrededores, se recomienda el uso de removedores de cutícula.

7. Abusas de las uñas de gel

uñas-gel

El uso excesivo de postizos de gel puede acarrear consecuencias negativas sobre la estructura de las uñas.

Si bien ayudan a lograr una manicura sofisticada y duradera, durante su eliminación se pierden nutrientes importantes.

  • Es primordial utilizarlas solo con la ayuda de un profesional y, al momento de retirarlas, emplear productos adecuados para no afectar la uña natural.

8. Las limas de forma inapropiada

Las limas para las uñas son una buena herramienta para moldearlas si sabemos utilizarlas de forma correcta.

El problema es que algunos las utilizan para limar su superficie, ignorando que esto les puede producir debilitamiento, quiebre e infecciones.

Por otro lado, buscando un estilo cuadrado, algunas exageran al limar sus costados y acaban desgastando partes importantes de la estructura.

  • Si no sabes limarlas bien, solicita la ayuda de un profesional de la manicura.

¿No consigues mantener tus uñas fuertes y largas? Es probable que estés cometiendo uno o varios de los errores mencionados.

Si es así, trata de corregirlos y ten más cuidado cuando les estés brindando algún tratamiento.

Vía

mejorconsalud.com

Categorías: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Salud

Alimentos que tapan las arterias

Cuando se tapan las arterias la sangre no puede ser transportada como corresponde y se aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Por eso es muy importante mantener la salud arterial y evitar la acumulación Leer más…

Salud

7 señales de infarto que las mujeres suelen ignorar

El problema de muchas mujeres es que no identifican las señales de infarto como tales y las pasan por alto por creer que se deben a cuestiones cotidianas. Las enfermedades del corazón, incluyendo el infarto, Leer más…

Salud

3 recetas saludables y deliciosas con café

Recetas con café que ayudan a reducir el consumo, pero sin abandonar su irresistible sabor. Muchos de nosotros amamos el café, ¿eres uno más? Si tu respuesta es “sí”, entonces deberías probar las recetas con café que Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: