El país, a través del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) y mediante el proyecto de asistencia de la Organización de Aviación Civil Internacional y la Unión Europea (OACI-UE) ha asumido, junto a Trinidad y Tobago, el liderazgo en la región del programa de mitigación de dióxido de carbono (CO2) en las operaciones aéreas.

República Dominicana concluyó la primera etapa del programa medioambiental que inició en 2014, y consistió en el empoderamiento de los actores de la aviación civil que componen el IDAC y los prestadores de servicios de navegación aérea como aeropuertos y aerolíneas, en temas relacionados y en un proyecto de creación de combustible amigable.

“Esperamos que con las condiciones de producción de caña de azúcar que posee este país se pueda concretar el proyecto de producir un combustible amigable al medioambiente a partir de este insumo y para ello se ha involucrado a los ministerios de Agricultura, Medio Ambiente y a otros sectores que han mostrado interés en que esto sea una realidad”, afirmó Carlos Mauricio García, especialista para el Caribe del proyecto de asistencia OACI-UE, durante una entrevista publicada en El Sol de Américas.

A pesar de que el país tiene un bajo nivel de emisiones de C02 producto de la aviación civil, las autoridades han puesto especial empeño en que esos niveles sigan bajando y de ahí su afán en cumplir los programas que ejecutan la OACI y la UE.

Con los avances de la tecnología los aviones han alcanzado un 80 % de eficiencia en consumo y son 75 % más silenciosos que 50 años atrás. Desde 2010 la OACI incluyó en su XXXVII asamblea el tema del cambio climático, y como resultado se van a establecer las metas de reducción de C02 en la aviación civil internacional.

El experto de la OACI indicó que la aviación tiene como meta incrementar la eficiencia en el uso de combustibles al 1.5 % por año y promover un crecimiento neutro a partir de 2020 y que a nivel internacional la aviación civil solo representa 1.3 %, por lo que es el más activo en tomar acciones para la reducción de las emisiones.

“Las operaciones aéreas de República Dominicana no constituyen siquiera el % del promedio mundial; por su dimensión geográfica, el tema de la reducción de elementos contaminantes por medio a la aviación es un asunto de competitividad que incluye contribuir a bajar los costos de las operaciones de las aerolíneas con el consumo de combustibles, entre otros”, agregó García.

La OACI y la Unión Europea manifestaron agradecimiento al IDAC por el compromiso asumido con el proyecto de asistencia OACI –UE y con el liderazgo en la región al adoptar decisiones concretas para la reducción de las emisiones del CO2.

Vía

www.arecoa.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: