El Farallón de Trump, en Cap Cana, se prepara para revivir sin que participe alguno de los compradores del proyecto inicial, en el año 2007, y con los ojos del Congreso puestos sobre la influencia que el gobierno estadounidense, a través de la administración de Donald Trump, pudiera tener en los negocios de sus compañías.

Así lo señaló el medio estadounidense ABC News en un extenso reportaje para el que contactó a 12 de los 48 de los propietarios originales del exclusivo desarrollo turístico en el este de República Dominicana.

Según la nota, Mariano González, un doctor puertorriqueño que invirtió US$3 millones en una tierra, dijo sentirse traicionado. “Nada fue hecho y todo se perdió. Mi mensaje principal es “devuélvanme mi dinero”, expresó a ABC News y agregó, así como otros propietarios originales de las tierras del proyecto, que les sorprendió el regreso del hijo de Trump, Eric, a la República Dominicana el año pasado para reflotar el proyecto inmobiliario.

De acuerdo con los registros de la corte donde se dirimió la demanda de los propietarios originales, la Organización Trump recibió unos US$12 millones por el negocio en Cap Cana, según recoge Diario Libre.

De su lado, el senador demócrata Benjamin Cardin, quien es uno de los demandantes y lidera el Comité de Relaciones Exteriores estadounidense dijo: “Es un gran problema cuando la Organización Trump conduce negocios porque los mismos benefician financieramente al presidente Trump”, como aquí en la República Dominicana.

Vía

http://www.arecoa.com

Categorías: Turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: