En un momento donde parece que Samsung es el único fabricante con Android que no apuesta por el ‘notch’ (la muesca en la pantalla donde van la cámara frontal y el altavoz de llamadas), se agradece mucho que Xiaomi siga por su propio camino con el Mi Mix 2S, la evolución de ese primer dispositivo con el que llegaron oficialmente al mercado español a finales de 2017.

El Mi Mix 2S costará 499 euros en su modelo de 64GB y 6 GB de RAM y 599 en el modelo de 128GB y 6GB. Se podrán adquirir en Aliexpress y los canales oficiales de Xiaomi a partir del día 25 de mayo.

Por mucho que Xiaomi triunfe en los móviles que están por debajo de los 300 euros, o de los 200, como su recién anunciado Redmi Note 5; sigue necesitando impresionar como cualquier otra marca con el diseño, las prestaciones y las nuevas ideas de sus teléfonos más caros. Y aquí es donde parece entrar la gama Mi Mix, que ya hace unos años sorprendió al mundo con el primer móvil sin casi bordes y que ahora ha recibido su tercera mejora.

El Mi Mix 2S no introduce cambios radicales, pero sí refina algunas aristas del software y tiene lo último de lo último en lo que a hardware se refiere. Así es como Xiaomi busca volver a entrar por la puerta grande de los gama alta actuales para no perderse entre los nuevos lanzamientos de Huawei, Samsung, LG y OnePlus.

Estas serían sus especificaciones técnicas:

Tras casi una semana de uso del Xiaomi Mi Mix 2S, puedo dar buena cuenta de que, sí, es mucho más potente que su predecesor y se nota más ligero; y que puede competir sin problemas con otros móviles como el OnePlus 6 o, en cuanto a fluidez y potencia bruta, con el Galaxy S9 y el P20 Pro.

Lo único que no me ha gustado del móvil os lo podéis imaginar: MIUI, la capa de personalización que Xiaomi aplica sobre Android 8.1 y que no me parece bonita, es un lío en los ajustes del teléfono y te intenta colar los servicios propios de la marca, te guste o no. Un ejemplo de esas versiones de Android que cada día se van abandonando más y más.

La batería tampoco me ha entusiasmado. Sin quedarse corta, esos 3.400 miliamperios dan mucho más de sí en otros dispositivos, como el OnePlus 6. Mi referente aquí es el Pixel 2 XL, que cuesta casi 900 euros aún a día de hoy, así que no le doy tanta importancia a esta carencia como se la doy a MIUI.

Pero al margen de esto, me he conseguido acostumbrar a hacerme los selfies dando la vuelta al teléfono (quizá porque tampoco me hago muchos), me ha parecido que la cámara trasera se ha portado muy bien, sobre todo en comparación con su antecesor y con otros teléfonos de la marca y su tamaño de pantalla y de cuerpo se adapta bien a lo que yo pido a un teléfono en 2018.

El diseño desde luego entra muy bien por los ojos, y no hablo ya del acabado cerámico de la parte trasera, sino de la pantalla en sí. Prefiero esto de Xiaomi a una muesca, aunque sigo pensando que la simetría es la aspiración que cualquier fabricante debería tener.

Sin duda, el Mi Mix 2s busca que el gran público siga quitándose de la cabeza la imagen de que Xiaomi hace móviles baratos y que se estropean rápido. Esa sigue siendo su principal fuente de ingresos (si bien yo no diría que el Mi A1 se estropea rápido ni mucho menos), pero los móviles de alta gama van por un camino distinto en el que pronto estarán por completo a la altura de los dispositivos que se suben hasta los 1.000 euros o cerca. Si no lo hacen ya.

Vía

http://www.elmundo.es

Categorías: Tecnología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: