Para aprender a hacer una dieta saludable es fundamental cambiar el concepto erróneo que se tiene de este término. Una buena alimentación incluye todos los grupos de nutrientes, en su justa medida.

La adopción de una dieta saludable es la mejor forma de asegurar el funcionamiento de nuestras habilidades físicas y cognitivas. Una adecuada nutrición no solo interviene en nuestro peso corporal, sino en otras funciones vitales que son determinantes para la salud.

Algunos pueden tener una idea errónea en cuanto al concepto de dieta. Si bien se ha relacionado con los regímenes de alimentación restrictivos, en realidad debemos interpretarlo como un hábito más del estilo de vida diario.

El inconveniente es que muchos piensan que comer bien es sinónimo de pasar hambre o preparar platos insípidos. Lo cierto de todo es que implica evitar los alimentos dañinos para ingerir en abundancia los que nos proporcionan nutrientes de alta calidad.

¿Te interesa aprender a hacer una dieta saludable? Descubre qué debes tener en cuenta para mejorar tus hábitos alimentarios. Deja a un lado las excusas y empieza a hacer cambios para cuidar tu calidad de vida.

¿Qué implica adoptar una dieta saludable?

La adopción de una dieta saludable implica garantizar el aporte adecuado de todos los nutrientes esenciales que necesita nuestro cuerpo. En otras palabras, se trata de diseñar menús completos y balanceados, evitando lo que puede ser dañino para la salud.

En la actualidad el mercado está invadido con productos alimentarios que no son del todo buenos para el organismo. Por ello, en una dieta saludable se propone basar los platos en una correcta combinación de alimentos de origen orgánico.

Es fundamental comprender que estos modelos de alimentación no son restrictivos ni hipocalóricos. Aunque se pueden confundir con las populares dietas “milagro” comer sano implica agregar “de todo un poco” en la alimentación.

Otros aspectos relevantes de una dieta saludable son:

  • Tiene en cuenta factores como la edad, peso y posibles enfermedades de la persona.
  • Considera la cantidad de cada porción, así como los horarios y método de preparación.
  • No excluye grupos nutricionales y busca cumplir con los requerimientos del organismo, en su justa medida.
  • No lleva a ningún tipo de extremo.

Consejos para hacer una dieta saludable correctamente

Muchas personas creen que hacer una dieta saludable es cuestión de dedicar algunos días. Por ese motivo, muchos acaban haciendo malas elecciones alimentarias cuando quieren bajar de peso haciendo cambios en la alimentación.

Aunque a simple vista parece imposible comer bien de forma permanente, es un hábito que todos pueden lograr si tienen paciencia y ponen en práctica algunas recomendaciones.

Comer distintos tipos de alimentos

Variedad de alimentos.

Los nutrientes que aportan las distintas variedades de alimentos son determinantes para muchas funciones vitales del cuerpo. Por esta razón, no es correcto eliminar grupos alimentarios o hacer restricciones por tiempo prolongado.

Una buena dieta contiene alimentos sanos y moderados en calorías como:

  • Frutas y vegetales
  • Carnes magras
  • Pescados y mariscos
  • Cereales integrales
  • Semillas y legumbres
  • Lácteos bajos en grasa

Fijar los horarios de las comidas

Marcar horarios para las comidas es uno de los primeros pasos para tener una dieta más saludable. Aunque parece no tener importancia, fijar unos horarios para las comidas principales es determinante para controlar la ansiedad y el peso.

Masticar despacio

Masticar bien y despacio.

Uno de los grandes errores que se cometen en las dietas es masticar mal los alimentos. Si bien a simple vista es “inofensivo”, puede afectar el proceso de digestión. Masticar bien aumenta la sensación de saciedad y reduce el riesgo de estreñimiento.

Moderar las porciones

Muchos prefieren comer tres platos principales abundantes. Sin embargo, en los últimos años se ha recomendado moderar las porciones para hacer cinco o seis comidas diarias. Este hábito pone en marcha el metabolismo y disminuye el deseo insaciable de comer.

Consumir agua

Basar la dieta en alimentos saludables está muy bien. A pesar de esto, es fundamental complementarlo con el consumo diario de abundante agua. Este líquido vital interviene en muchas funciones del organismo y es clave para adelgazar.

Preparar meriendas saludables

Frutos secos para merendar.

Algunas personas consumen platos principales saludables y fallan en las meriendas. Por ese motivo, muchos fracasan en su intento por adelgazar. Una dieta saludable debe incluir meriendas bajas en calorías, libres de procesados o comidas llenas de calorías.

Algunas opciones son:

  • Leches vegetales
  • Frutos secos y semillas (porciones pequeñas)
  • Yogur natural
  • Frutas variadas
  • Palitos de vegetales

Evitar los alimentos dañinos

Se dice que un alimento es dañino cuando carece de nutrientes esenciales y aporta demasiadas calorías. Añadir este tipo de productos en la dieta no solo afecta al peso corporal, sino que puede influir en la aparición de enfermedades.

Algunos de los más comunes son:

  • Carnes embutidas o curadas
  • Alimentos enlatados y prefabricados
  • Frituras y aceites hidrogenados
  • Pan y productos de bollería industrial
  • Dulces y refrescos
  • Bebidas energéticas y alcohólicas

En resumen, una dieta saludable es la que le aporta al cuerpo todo lo que necesita. Para adoptarla basta con saber diferenciar los alimentos de buena calidad de los que contienen calorías vacías.

Vía

mejorconsalud.com

Categorías: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: